Apuntes sobre una encuesta en Linkedin (28-enero-2021)

Primero que todo mi agradecimiento a las amables personas y colegas que participaron donde se trató de sondear la opinión de cuál es la habilidad más destacada que debe tener un Coordinador de Higiene y Seguridad. 

Ante la pregunta, los resultados finales fueron:

Comunicación efectiva 67 %

Resolución creativa de problemas 17 % 

Presentación de propuestas 15 %

Estudio autodidacta 0 %

Es obvio que en la limitada pero muy útil estructura de Linkedin para realizar este tipo de sondeos rápidos, no se pueden incluir todas las que uno pensaría -incluso idealmente- ya que faltarían otras tales como Trabajo en equipo, Manejo efectivo del tiempo, Resolución de conflictos -solamente para nombrar unas pocas- que estuvieron ausentes del sondeo, pero que sin duda alguna estuvieron presentes en el imaginario de las personas que contestaron la encuesta. 

Otras habilidades que probablemente surgieron en menor grado, pero que hoy son altamente reconocidas, son las habilidades de Pensamiento crítico, Innovación, así como la que califico de magnífica -la de lidiar con la ambigüedad, con la incertidumbre- que es una virtud de campeones, puesto que no habrá situación laboral -máxime como Coordinador de Higiene y Seguridad- en donde no se tenga que hacerle frente a esa inquietud, al desasosiego; a como usted tenga que llamarle, ante los resultados -ordinariamente invisibles- de las acciones de un profesional de este campo: ¿Cuántos accidentes habré evitado este año? se pregunta uno con estupor…Eso nadie lo ve, solamente el presupuesto que le asignaron, siempre estrecho o inexistente, pero sobre el cual le piden que hagan maravillas.  

En relación con los resultados propios de la encuesta, mi posición personal coincide casi que plenamente con ellos; no obstante, aunque el Estudio autodidacta no fue considerado más que como inútil -razón en la que discrepo diametralmente- hoy día es más que una habilidad necesaria; es un verdadero imperativo para un profesional que tiene que estar en el filo de la navaja entre los resultados positivos y de aquellas situaciones que podrían terminar en un desastre; entre detener una operación, a riesgo de enemistarse con figuras poderosas dentro de la organización, o bien, hacerse de la vista gorda para evitar la molestia de combatir por ese llamado de la conciencia que son los principios y valores personales. 

 Por supuesto que el profesional de Higiene y Seguridad no es una responsabilidad de línea, sino que es un consultor interno, quien tiene como función principal analizar e informar acerca de las exposiciones de riesgo operacional, y sugerir, aconsejar, proponer, evaluar, acompañar protagónicamente a las líneas de negocio para disminuir esa exposición, antes que se transforme en un accidente de trabajo, o bien, en una enfermedad ocupacional.

En relación con la Comunicación efectiva, no puedo dejarla de ponderar suficientemente, puesto que su utilización trasciende al contexto laboral; es omnipresente, transversal y valorada cada vez más por aquellas organizaciones que requieren liderazgo basado en integridad, en valores, en Principios, que es el enfoque más trascendente en que la Seguridad Operacional funciona de manera sostenible, en las empresas de mayores hazañas en este campo. 

La Comunicación efectiva como habilidad para un profesional de Higiene y Seguridad, es requerida para establecer los recursos y ámbitos de su actuación, las pautas, posturas y límites de ese “contrato psicológico” con la organización, en donde se debe contemplar claramente que:

  1. La responsabilidad de la Seguridad Operacional reside en el liderazgo ejercido por la propia gerencia general;
  2. Que la gerencia general obtendrá los resultados en Seguridad, según el ejemplo personal que incide de manera multiplicadora en la actuación de todos los colaboradores;
  3. Que la mejora continua es un proceso que requiere recursos diversos más allá del dinero, pero que principalmente consiste en tener diáfanamente definidas las responsabilidades de cada quien.
  4. Que el puesto de Coordinador de Higiene y Seguridad no es un chivo expiatorio, ni un pretexto para esconder cómodamente responsabilidades personales y funcionales no ejercidas oportunamente. 

Entonces, ¿qué es lo que verdaderamente importa?

La organización denominada The Society for Human Resource Management, condujo una encuesta a más de 1000 profesionales en un territorio específico durante 2018, y encontró que el 37 % de los encuestados manifestó que la capacidad de resolución creativa de problemas, la de pensamiento crítico, la de innovación, así como la creatividad, eran las habilidades de las que más se carecía en las empresas en general; dejando claro que -independientemente del sector- estas habilidades serán siempre apreciadas en los profesionales que detenten una posición de responsabilidad, y en lo que se requiere para una posición de Higiene y Seguridad, también implica ejercer un liderazgo visible. 

En nuestro complicado “software mental” local, frecuentemente se piensa que preguntar a los superiores sobre qué habilidades perciben en nuestro propio accionar como profesionales, podría ser muy contraproducente, o bien, el inicio de una peligrosa partida de ajedrez.  Las evaluaciones periódicas de desempeño -que deberían ser norma religiosa en una empresa que se repute de seria- brindan un marco de formidable para el intercambio de impresiones y calibrar razonablemente nuestras propias habilidades, de cómo están siendo percibidas por otros, para obviamente, apuntalar las que en realidad tenemos, así como para fortalecer aquellas que serían deseables, pero que se encuentran apenas en una etapa de desarrollo.  

Pedirle con sinceridad a nuestro supervisor, o bien, a nuestros clientes internos: ¿Cómo me ven? ¿Qué habilidades probables aprecian de mi trabajo directo? ¿Qué habilidad debería yo fortalecer?, son preguntas importantes ya que -si son contestadas sinceramente por nuestros interlocutores- servirán de material de construcción y crecimiento para nuestra carrera profesional. 

Para finalizar -y siempre agradecido por la retroalimentación- la habilidad de Presentación de propuestas para un Coordinador de Higiene y Seguridad, es para mí una competencia a la que tal vez en la encuesta no le hizo justicia suficiente, con apenas un 15 % de preferencias.  Pero lejos de ser una singularidad, confirma la observación de campo y proporciona indicios del porqué de ese bajo porcentaje. 

Durante mi experiencia profesional como consultor y capacitador de empresas, noto una marcada falta de habilidad / competencia profesional en algunos coordinadores de Higiene y Seguridad en cómo presentar una propuesta de mejora ante la gerencia respectiva, ya no digamos, hasta para la gerencia general.  

Resulta que la mayoría -pero la grande y abrumadora mayoría- de las propuestas que he podido ver, carecen de una metodología de referencia para que la gerencia pueda percibir los beneficios de una proposición o planteamiento para la mejora continua; frecuentemente se cae hasta en la ingenuidad de suponer y asumir que una gerencia va a dedicar fondos inmediatamente para la corrección de una situación específica para la cual no vaya atada una demostración figurativa -análisis financiero- de cuáles resultados positivos se esperan, medidos con algún criterio tal como el de Período de Recuperación (Payout Period), Valor Actual Neto (VAN), o bien, por medio de la Tasa Interna de Retorno (TIR). 

Estos métodos deberían ser aplicables a propuestas de mejora que contemplen no acciones simples y superficiales, o soluciones de riesgo rutinario, o de solución obvia, sino de propuestas verdaderas de utilización de la Jerarquía de Controles de Seguridad, de cambios profundos de conducta que lleven a un nivel de Seguridad Operacional mucho mayor, a un estado superior de Confiabilidad Mecánica, derivado del análisis de causas raíces de accidentes o de problemas de integridad operacional. 

El Coordinador de Higiene y Seguridad debe emplear los mismos métodos y procesos que las demás líneas de negocio de la empresa utilizan para determinar la prioridad de las inversiones; aquellas erogaciones sustantivas para mejorar la Seguridad Operacional -repito, de gran calado- que deben también competir por los recursos escasos de la organización, buscando una asignación acertada en aquellas necesidades identificadas correctamente, bajo un método de referencia. 

No omito manifestar que aquellas situaciones de riesgo grave o accidente inminente, deben tener la prioridad número uno, porque están basadas en el pensamiento basado en riesgo, así como en lo que mandata la ley sobre el deber de solución inmediata.  Cuando hablo de iniciativas de mejora, lo hago en el contexto de lo que se ha caracterizado en su nivel de riesgo y es viable un tiempo de espera para su solución. 

Posan de ingenuos aquellos encargados de Higiene y Seguridad que se quejan de que no les dan suficiente presupuesto, o bien, que su posición es percibida como un mal necesario; que no se les toma en cuenta…Más bien, se debieran preguntar qué tipo de Indicadores Claves de Desempeño -basados en liderazgo- están manejando para su propia posición:

  1. # de propuestas de mejoras significativas en la gestión de Higiene y Seguridad presentadas a la gerencia (versus objetivo fijado)
  2. # de propuestas aprobadas (versus objetivo fijado)
  3. # de comunicaciones sobre los resultados de las mejoras aplicadas  (versus objetivo fijado)

A mi juicio, como profesional de esta área, encuentro el trabajo apasionante, no solamente en el nivel de consultoría y asesoramiento brindado a empresas, sino en lo concerniente a velar por la vida y bienestar de esas personas de carne y hueso que trabajan en las organizaciones y quienes son esperados todas las noches para cenar; sino también en la salvaguarda de valiosos activos empresariales. No oculto mi admiración por los empresarios que producen trabajo y riqueza; para mí, son los verdaderos superhéroes de nuestro tiempo.  

Comparada con la Seguridad Operacional, no puede haber una profesión más integradora de los factores que caracterizan el éxito y el fracaso de una iniciativa, proyecto, negocio, incluyendo, una organización en todo su conjunto, es por eso que es tan importante poner a cargo a verdaderos profesionales en este campo. 

MSc. Carlos Romano Flores Molina, MEE

Director Ejecutivo

Cambio Cultural Consultores

direccion@cambiocultural.net

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s