Columna semanal Competitividad Empresarial – Una publicación de Cambio Cultural Consultores (11-febrero-2020)

Habilidades suaves en Higiene y Seguridad

 

Autor: Lic. Carlos Romano Flores Molina, MEE, MSc. 

Director Ejecutivo Cambio Cultural Consultores

Managua, Nicaragua

Está de moda el concepto de las llamadas habilidades suaves -talentos, si la interpretación no es extensiva- que pueden ser desarrollados para lograr mayor influencia en la gestión de determinado puesto, logrando así alcanzar exitosamente objetivos personales, grupales, departamentales, aún sin poseer un poder jerárquico formal. 

 

Estas habilidades también son aplicables al campo de los profesionales en Higiene y Seguridad. Ciertamente, esta es un área valiosa y técnicamente muy rica también, en donde se vela por la prevención de accidentes, pero que ciertas gerencias la perciben más bien como un “mal necesario”, “antagonistas de la producción”, “policías de seguridad”, por su función y responsabilidad de indicar aquellos actos y condiciones que salen del esquema de una seguridad razonable, y que resulten en lesiones y fatalidades. 

 

El reto de esta posición no es menor, puesto que su contradicción intrínseca -desde el punto de vista de sistemas- es que gerencialmente, se desea invertir lo menos en esta posición, pero que esta logre los mejores resultados operacionales, con un deseable “cero accidentes”, razón que esconde a su vez, una “ilógica innata”, puesto que la responsabilidad por la seguridad de las operaciones, pertenece por entero a la línea de negocios, y no a una función de asesoría interna denominada Higiene y Seguridad, o bien, a como prefiero llamarle, Seguridad Operacional, o Control de Pérdidas. 

calendario

La dicotomía es harto compleja. Este profesional se ve compelido a solicitar fondos que siempre compiten acérrimamente con otras prioridades del negocio, por lo cual su provisión es casi siempre un resultado del presupuesto mínimo sobrante, sino es que más bien estas partidas, en dólares constantes, se reducen año con año. 

 

La labor de asesoría interna de esta posición es bastante ardua puesto que casi siempre toca lidiar con la prisa operacional sin reflexiones, con las desviaciones de los procedimientos operativos estándares que las unidades productivas siempre pretenden circunvalar creativamente, tomar atajos, o bien, simulando su cumplimiento superficial.  

 

Es por eso por lo que esta posición debe desarrollar un repertorio de habilidades suaves que le permita lograr resultados notorios, evidentes, aun sabiendo que nadie puede calcular cuántos accidentes ese puesto evitó, sino que solamente cuando estos ocurren, puesto que es la primera persona a quienes se dirigen las miradas -he dicho que absurdamente- ya que su responsabilidad no es de línea -no decide ni ejecuta las operaciones-, sino que debiera proveer un soporte y aconsejamiento preventivo. 

HABILIDADES SUAVES PARA HSE

No voy a elaborar sobre un número indeterminado de estos talentos, pero la primera habilidad suave que debe tener este profesional -acaso la más poderosa-, es identificar rápidamente aquellas operaciones que están desviándose de las restricciones de seguridad, puesto que al tolerarlas, este se convertiría en parte de un problema que puede resultar en graves responsabilidades, para lo cual debe tratar de convencer a aquellos tomadores de decisiones sobre las consecuencias eventuales de estas desviaciones, recomendando entonces las acciones correctas a tomar. 

 

La participación en la toma de decisiones de forma colaborativa, es un talento que debe ser procurado y practicado, puesto que en ciertas ocasiones las decisiones operacionales son tomadas a la espalda de Higiene y Seguridad, por lo cual involucrarse, buscar la fuente decisoria para brindar aconsejamiento específico, debe ser una característica distintiva de su gestión. 

The reason most people never reach their goals is that they don't define them, or ever seriously consider them as believable or achievable. Winners can tell you where they are going, what they plan to do along the w

El dominio de metodologías financieras para el análisis de proyectos de inversión, especialmente la Tasa Interna de Retorno (TIR) y Valor Actual Neto (VAN), o simplemente, el Período de Recuperación de las inversiones (Payout Period) , debe ser una habilidad fundamental, puesto que la causa principal que muchas iniciativas de mejora presentadas a la gerencia no sean aprobadas con los fondos solicitados, es porque no son presentadas con un criterio técnico reconocido para determinar su orden de prelación, en relación con otras alternativas que naturalmente, compiten también por fondos limitados. 

 

El profesional de Higiene y Seguridad que desconozca este tipo de técnicas, o bien, que conociéndole no las use, estará acaso condenado a su irrelevancia, y con certeza, a seguir manteniendo la etiqueta de un mal necesario, de chivo expiatorio -repito que sin culpa- en los casos en que acontezca un accidente, pues siempre surgirá la pregunta injusta: ¿Y dónde estaba el de Higiene y Seguridad?

direccion@cambiocultural.net  | cambiocultural.blog

 

Pesca con explosivos: !Criminales todos!

Autor: Lic. Carlos Romano Flores Molina, MEE, MSc.

Director Ejecutivo Cambio Cultural Consultores

descarga (2)

Mechapa, Chinandega, costa noroccidental del pacífico de Nicaragua.  Ha caído la noche y la soledad ascética de este litoral empieza a estremecerse con explosiones lejanas, que van incrementándose en frecuencia y estruendo.  Uno supone que aquello es algo surrealista por lo increíble de la sucesión de detonaciones con los que son bombardeadas indiscriminadamente a mar abierto las especies marinas, por parte de quienes se autodenominan, eufemísticamente, “pescadores artesanales”, cuando su actividad ilícita es exactamente la de “criminales depredadores”. 

20190228165020_36650338_0_body

Alguien escrupuloso o detallista, si llevara un registro del número de explosiones -desde la primera escuchada, hasta la última-, ya en las cercanías del amanecer acumularía al menos 130, cuyo resultado dantesco no es solamente un número exiguo de peces atrapados -menguando su número drásticamente- sino el horror de ver los millones -literalmente- de otras diversas especies tales como sardinas, crustáceos, así como otros pequeños y grandes peces, incluyendo variedades exóticas, que una proporción promedio de 2000 veces el número de capturados, se va al fondo del mar, como desecho muerto que exhibe y acusa la deleznable catadura moral de aquellos que dicen ser “pescadores”, y también la de todos sus cómplices y facilitadores. 

 

Son verdaderos criminales que bajo una falsa imagen de ser “pobres”, a quienes supuestamente no les queda más remedio que dedicarse a esta actividad depredadora, que no solamente ha mermado sistemáticamente los bancos de peces existentes a lo largo de los años, sino que el problema -como toda situación compleja- está representado por diversos actores, principalmente, las empresas acopiadoras de mariscos, cuyos camiones con enormes termos plásticos vienen diariamente desde la capital a recoger el producto de una industria hartamente criminal, que no solamente ha destruido y sigue destruyendo patrimonios nacionales, sino que impacta negativamente la verdadera pesca artesanal, la pesca deportiva de alto ingreso, así como el turismo de snorkeling, de observación de fauna, entre otros rubros colaterales.

descarga (1)

Obviamente, el egoísmo, la avaricia, la soberbia, el móvil criminal – y no miento porque esta conducta está tipificada en nuestro código penal-, supera siempre cualquier límite imaginable.  

 

La cadena de comercialización de explosivos, de los que se rumora que todos los caminos conducen a las fábricas disfrazadas de humildes hogares en León, que desde tiempos inmemoriales aprovisionan a estos criminales depredadores, no se ha visto impedida ante la coyuntura interna, puesto que siguen -al parecer- fabricando y comercializando estos dispositivos de destrucción masiva del patrimonio común.

 

¿Cuáles son los límites verdaderos de nuestra pasividad ante la destrucción de estos activos nacionales? ¿Qué dirán los propietarios de las empresas acopiadoras -compañías que mueven millones en esta industria- que destruye diariamente la herencia de los habitantes de esta generación? Enfatizo que es de esta generación, no de ninguna otra. 

descarga (3)

Existe ya una merma alarmante en los índices de captura, en la escasez de ciertas especies endémicas, que casi ya no se ven, puesto que el ímpetu criminal ha sido tan agresivo que solamente ha producido escasez y extinción irremediable.

 

Según los mismos protagonistas, los medios de control establecidos por quienes patrullan las aguas con el supuesto fin de vigilancia y cumplimiento de normativas de pesca, varían desde inefectivos, risibles, hasta el completo brillo por su ausencia, vencidos ante el mecanismo de corrupción de estos criminales.  

 

Cuando no hay patrulla en el mar, la primera oleada de lanchas con criminales sale disfrazada de “pescadores artesanales”, portando redes, anzuelos, entre otros avíos; en caso que sean inspeccionados, pasan como “cumplidores”; no obstante, un par de horas después, sale la segunda oleada de embarcaciones -cómplices- que llevan los explosivos, cuando ya la patrulla no está en los alrededores. 

descarga

En caso de ser atrapados in fraganti, estos criminales arrojan al mar los explosivos, lo cual, al parecer, es la máxima pérdida a la cual ellos se exponen, porque a pesar que el artículo 378 de nuestro código penal sanciona que: “Pesca con explosivo u otra forma destructiva de pesca:

El que pesque con elementos explosivos, venenos o realice actividades pesqueras

con métodos que permitan la destrucción indiscriminada de especies, así como el

uso de trasmallos en bocanas o arrecifes naturales será sancionado de dos a

cuatro años de prisión”; no hay aún un sólo procesado por estos crímenes tan aberrantes.

 

direccion@cambiocultural.net 

foto_principal