Columna Competitividad Empresarial: ¿Bajo Rendimiento en Seguridad? 10-octubre-2018

¿Bajo rendimiento en Seguridad?

Por: Lic. Carlos-Romano Flores Molina, MEE, MSc.

Director Ejecutivo CAMBIO CULTURAL CONSULTORES (Managua, Nicaragua)

Un estudio seminal sobre las medidas más efectivas para incrementar la Seguridad Operacional en las empresas de alta confiabilidad operativa fue publicado en 2009 por dos distinguidos autores, Hallowell y Gambatese, quienes concluyeron sobre el verdadero valor de las acciones de fortalecimiento de una cultura preventiva en estas organizaciones.

El estudio puso en perspectiva algunas medidas que con frecuencia las gerencias de estas empresas ejecutan de buena fe, pero sin reflexionar acerca del verdadero impacto en el personal para conseguir un ambiente de mínima accidentalidad.

ANÁLISIS E INVESTIGACIÓN DE ACCIDENTES

Las medidas en el orden referido son las siguientes:

  1. Soporte visible de la alta gerencia: esto va más allá del simple y ritualista blablablá corporativo, sino en que la gerencia general participe protagónicamente en las reuniones de Seguridad periódicas, -semanales o mensuales-, haciendo aportación adecuada de fondos -no decir: “esto es lo que hay”- para equipos, dispositivos críticos y procesos, proveer formación competente tanto a la supervisión como al personal que realiza las tareas de alto riesgo, desarrollar gerencias emergentes comprometidas moralmente y versadas en metodologías de seguridad de procesos (Process Safety).
  2. Selección y manejo adecuado del personal contratista: algunas gerencias piensan que la mano de obra contratada disminuye la exposición a accidentes del personal propio, lo cual es absurdo, puesto que las prácticas y legislaciones internacionales apuntan a que cualquier incidente en el personal -propio, contratado o subcontratado- repercute exactamente como si tal haya ocurrido a la gerencia general. No se trata solamente de hacer poses administrativas con este tipo de individuos y empresas, sino en acreditarlos periódicamente, realizarles auditorías de procesos y competencias, certificarlos, reportar situaciones acontecidas para extraer lecciones aprendidas, aplicar disciplinas progresivas, y eventualmente, descertificarlos.
  3. Involucramiento de todo el personal en las actividades significativas de SO: No debe haber ninguna persona excluida del programa anual de actividades, efectuando colaboraciones activas identificando y reportando riesgos operacionales en su área de trabajo. Esto significa -sobretodo- la evaluación periódica de desempeño de todo el personal con base en acciones significativas, o bien, en la colaboración para resolver situaciones con otras personas a quien se les haya brindado soporte verificable.  Hay una grave demencia al afirmar que la SO “es lo número uno”, cuando al personal se promueve sin considerar ningún mérito por esta función, y en no pocos casos, no sólo sin merecimiento; sino que, a pesar de acciones que comprometieron la cultura preventiva. Significa también que, si a los ejecutivos principales no se les evalúa en este valor corporativo, se creará organizacionalmente una inconsistencia entre lo que se dice y lo que se hace, lo cual afecta la credibilidad gerencial.
  4. Desarrollo de Análisis de Trabajo Seguro (ATS): esta es una de las herramientas más poderosas de cualquier empresa de alta confiabilidad operativa, no obstante, existe un déficit de conocimiento y aplicación adecuada de esta metodología en las operaciones respectivas, lo cual erosiona su efectividad.
  5. Formación competente: no solamente que el personal reciba una capacitación y asesoría profesional reconocida, sino que se mantenga una continuidad y secuenciación lógica en los temas de entrenamiento.
  6. Inspecciones continuas y rigurosas: el valor de estas -si se conducen correctamente- tienen un impacto trascendental, sin embargo, se recomienda ejecutarlas bajo supervisión gerencial, asegurando que las acciones correctivas y el correspondiente monitoreo -incluyendo la asignación suficiente de fondos- sean cumplidas en tiempo y forma.
  7. Gerencia autónoma de SO: Algunas organizaciones se llenan la boca diciendo falazmente: “No tenemos este puesto porque aquí la Seguridad somos todos”, lo cual es un pensamiento sin reflexión, puesto que para una organización con posibilidad de eventos catastróficos más allá de sus instalaciones, esto puede representar la diferencia entre una actuación responsable y la llamada “administración circunstancial”, en donde se actúa al azar.
  8. Programa de control de alcohol y drogas: cuando usted tiene personal a cargo en transporte de productos petro-químicos, operación de equipos y procesos complejos, así como cualquier otra actividad con alto riesgo de consecuencias, es necesario que establezca este mecanismo de control, de lo contrario, se llevará sorpresas desagradables.
  9. Investigación y análisis de accidentes: establecido como un proceso competente e independiente de presiones internas, con una metodología reconocida internacionalmente.

El autor es consultor y capacitador empresarial.

direccion@cambiocultural.net

REPOTENCIANDO HYS

GESTIONANDO LA SEGURIDAD DE LOS CONTRATISTAS

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s