Columna Competitividad Empresarial-21-dic-2016

¿Cuál pena?

Por: Lic. Carlos Romano Flores Molina, MEE, MSc. – Director Ejecutivo Cambio Cultural, S.A.

Si hay algo en que nadie puede discrepar es el hecho que se ha fracasado rotundamente en todas y cada una de las iniciativas para reducir los mal llamados accidentes de tránsito, siendo hoy en nuestro país una epidemia de proporciones incontrolables, de los cuales ninguno de nosotros está a salvo de la posibilidad real de morir en la carretera.Las explicaciones ofrecidas al presentar las estadísticas son a todas luces un insulto a la inteligencia de quienes las escuchan, siendo entonces que se debe recurrir como se dice, a grandes males, grandes remedios.

Se ha demostrado contundentemente que todas las medidas que se realizan esporádicamente, tienen más bien un efecto promotor agudo de los mismos comportamientos que se quieren disminuir.

Cuando se habla rimbombantemente que “la causa de los accidentes de tránsito es la ausencia de valores viales”, no solamente se evidencia una candidez olímpica, una ingenuidad de exportación, puesto que quienes afirman eso desconocen que los procesos de formación de valores pasan primero que todo, por la estructuración y cumplimiento efectivo de normas, regulaciones, y fundamentalmente —o que a nadie le gusta escuchar— penas duras que puedan cumplirse sin excepciones, lo cual es el punto medular en lo que se ha fallado institucional y ciudadanamente.

Pero es válido apuntar que no solamente por las acciones u omisiones que en forma simplista puedan atribuirse a cualquier entidad, sino directamente al cuerpo de leyes y sistemas de cumplimiento que existen en relación con estas tragedias, mecanismos que lejos de ser disuasivos, son más bien una ópera bufa en donde invariablemente —quien mata por violación de las normas viales, por conducción temeraria o por intoxicación alcohólica— sale feliz del mínimo trance bajo una graciosa figura de homicidio imprudente, con el número de circo de casa por cárcel, buena conducta y otras leguleyadas, para terminar otra vez al volante en busca de su próxima víctima.

El problema profundo que existe es la absurda tipificación penal del hecho. Cuando alguien mata como lo hizo el timonero que terminó con la vida de mi hermano en 2012, esa persona tomó una decisión dolosa en el momento específico —no es al revés, que porque ese salvaje que guiaba no conocía a quien agredió utilizando como instrumento de fuerza su vehículo— sino que él ya adoptó en el instante una actuación definitivamente homicida erga omnes, hacia cualquier sujeto vial; es decir, eligió conscientemente la acción maliciosa; la mala intención surge desde el momento omnipresente que el sujeto tiene conocimiento de que su actuación puede tener consecuencias para el “prójimo vial”, puesto que tiene una licencia y que como mínimo de conocimiento sabe que ese proceder temerario es el origen de una tragedia.Es por eso que es absurdo —y a las pruebas me remito en otros ordenamientos jurídicos— que esa tipificación tenga una pena tan laxa, puesto que al parecer, fue una norma “de diseño”, en el sentido que el legislador mismo se proyectó como sujeto de la norma, dejando ya los portillos abiertos –una mediación absurda y revictimizante del afectado y los eventuales deudos— así como el infalible mecanismo de desfiguración rápida del delito mediante “buena conducta”, “casa por cárcel”, “primera vez”, que todo el mundo sabe en qué termina.Es por eso que el mecanismo de elusión o evasión de la pena por homicidio imprudente es infalible, es un sainete diseñado específicamente para garantizar que quien mata a alguien con su vehículo —incluyendo la responsabilidad indirecta de las empresas y sus gerencias generales que también deberían ser parte de una acusación criminal— puedan estar tranquilos ya que la vida del prójimo aquí no vale nada.

http://www.noalosaccidentes.wordpress.com

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s