INGENIO MONTELIMAR: CAPACITACIÓN EN ANÁLISIS FODA (2016-10-27)

El 27 de octubre de los corrientes tomó lugar en las instalaciones de la Gerencia de Recursos Humanos del Ingenio Montelimar la capacitación  mencionada para las gerencias y supervisores de esta exitosa empresa.

El grupo participante recorrió y aprendió los temas fundamentales para el análisis competitivo y resolución creativa de problemas, ejecutando diversas dinámicas que elevaron su articulación para desarrollar soluciones aplicables a las distintas áreas.

Agradecemos a Ingenio Montelimar la reiterada preferencia por los servicios de Cambio Cultural, S.A. en donde nos esforzamos por ser siempre la mejor opción comparable.

Adjuntamos un registro gráfico de los momentos de la exitosa jornada.

INGENIO MONTELIMAR: CAPACITACIÓN EN LIDERAZGO Y CONCIENTIZACIÓN DE SEGURIDAD PARA SUPERVISORES

El 22 de octubre de los corrientes tomó lugar en las instalaciones de la Gerencia Agrícola del Ingenio Montelimar la capacitación arriba mencionada para los supervisores de esta importante industria nacional.

El grupo participante recorrió y aprendió los temas fundamentales para el desarrollo de competencias de supervisión enfatizando en Seguridad Operacional y Mejores Prácticas Preventivas, realizando diversas dinámicas que elevaron su conocimiento y la gestión profesional.

Agradecemos a Ingenio Montelimar la reiterada preferencia por los servicios de Cambio Cultural, S.A. en donde nos esforzamos por ser siempre la mejor opción comparable.

Adjuntamos un registro de los momentos de la exitosa jornada.

SEGUROS AMÉRICA: 2do Seminario de Investigación de Accidentes de Tránsito (1-oct-2016)

El primero de octubre de los corrientes tomó lugar en un hotel capitalino el segundo seminario de Investigación y Análisis de Accidentes de Tránsito para el personal de la empresa líder Seguros América, como parte del programa de capacitación continua que esa prestigiosa organización tiene para con su personal.

Cabe señalar que esta formación de ocho horas es única en Nicaragua y está basada en las mejores prácticas internacionales de referencia.

En Cambio Cultural, S.A. tuvimos la honrosa distinción de ser seleccionados por Seguros América para conducir las dos sesiones, lo cual realizamos a través de la transmisión de los elementos de aprendizaje contemporáneos que existe a nivel internacional, realizando con los participantes dinámicas en donde pudieron aplicar software específico para la diagramación de los percances viales, todo con la intención que el personal de Seguros América pueda brindar una atención de calidad a sus clientes, con el conocimiento técnico, asesoría, servicio y sentido de propósito haciéndolo de una mejor forma que cualquier otra opción de la competencia.

Desde Cambio Cultural, S.A. agradecemos a Seguros América que nos haya seleccionado una vez más, logrando mantener nuestra promesa de servicio de “Ser Consistentemente La Mejor Opción Comparable Basados en Calidad y Competencia Técnica”.

Adjuntamos algunas imágenes de esta segunda sesión.

 

SEGUROS AMÉRICA: 1er. SEMINARIO DE INVESTIGACIÓN Y ANÁLISIS DE ACCIDENTES DE TRÁNSITO

El 24 de septiembre fue realizada la primera sesión de capacitación del personal de Seguros América en Técnicas de Investigación de Accidentes de Tránsito, la cual fue impartida en un hotel capitalino por nuestro Director Ejecutivo Lic. Carlos Romano Flores Molina.

La formación profesional para este personal de Seguros América que atiende a los clientes a la hora de un percance es fundamental para elevar el nivel de servicio, confianza y sentido de utilidad percibida por parte de los clientes.

Los participantes recorrieron los elementos de aprendizaje profesional de esta temática, realizando análisis de casos reales y aplicando los métodos establecidos, haciendo uso de lineamientos internacionales de investigación de accidentes, involucrando temas de Física, análisis de impacto, deformaciones, recolección de indicios y estructuración de hipótesis, entre otros.

Adjuntamos imágenes del evento:

Columna Competitividad Empresarial – 2016-10-19

Inspecciones basadas en Riesgo

Dentro del mantenimiento de instalaciones en las empresas de alta confiabilidad operativa (petroquímicas, generación eléctrica, industria aérea, etc.) es fundamental considerar que el paradigma de inspección tradicional ha migrado hacia los enfoques basados en el riesgo inherente a cada equipo, maquinaria, dispositivos, tanques, tuberías, alarmas de alto y bajo nivel, calderas, intercambiadores de calor, entre otros.

Un programa efectivo de inspecciones basadas en riesgo (Risk Based Inspection) o RBI, puede incrementar la eficiencia de un programa de integridad operacional, siendo éste la sombrilla sistémica que debería cubrir un proceso productivo dentro de una organización, en donde el riesgo de una falla puede acarrear consecuencias catastróficas.

RBI es un enfoque multi-dimensional diverso que busca minimizar el tiempo muerto de los equipos y prolongar su vida útil sostenible.

Siendo RBI una filosofía basada en el gerenciamiento prudencial de los riesgos específicos, reduce la probabilidad de falla de equipos, estableciendo un orden de prioridades para invertir recursos, lo cual es el fundamento de una cultura basada en el control de pérdidas, y no en la omisión u ocultamiento deliberado de situaciones de posible falla operacional, o bien, para ahorrar falsamente recursos y maquillar estados de resultados elevando el vector de riesgos de una empresa.

Sin tratar de efectuar críticas, algunas personas cuyo conocimiento se ha venido desactualizando gravemente con los años, piensan erróneamente que para efectuar análisis de riesgos a los equipos o instalaciones, solamente deberán aceptarse procesos de determinación complejos o burdamente rebuscados, lo cual es notoriamente contraproducente, puesto que actualmente se deben tomar en cuenta factores cualitativos tales como la experiencia del fabricante y usuarios, guías técnicas, estándares API, prácticas internacionales, historial de fallas; siendo necesarios para construir un modelo aproximado de la realidad, juzgar el riesgo relativo y la priorización de cada equipo, y no dedicarse a efectuar pirotecnias verbales o protagonizar recursos baratos de actuación pseudotécnica, lo cual más bien tiende a confundir a los tomadores de decisiones –gerencias o accionistas– que tienen como función estratégica conocer en forma práctica y sencilla el estado actual de los equipos, para apropiar recursos diversos para su debida reparación, repotenciamiento, o finalmente, reemplazo de los mismos.

Los modelos complejos de determinación de riesgos son mayoritariamente para vender libros de texto y tratar ingenuamente de impresionar audiencias, mientras que los enfoques prácticos multi-fuentes son los que verdaderamente tienen resultados de alto valor agregado.

Michael Guth Deighton en su breve pero formidable libro publicado este año “Facility Integrity Management” señala que la riqueza verdadera del RBI es transversal:

  • Aumento en la confiabilidad operativa de los equipos basados en experticia de fuentes abiertas (fabricante, prácticas internacionales, mantenimiento predictivo, foros de usuarios, bitácoras, registros, etc).
  • Determinación práctica y visible de los mecanismos de degradación que puedan estar afectando a los equipos.
  • Reducción de tiempos muertos debido a fallas, inutilización, mantenimiento, servicio, etc.
  • Ventajas de costos ante los “métodos tradicionales” de inspección, que algunas veces estos se convierten en rituales sin sentido o “sólo ponga el check”, al no considerar otras fuentes de información para sustituir el conocimiento superficial por uno más articulado en varias dimensiones.

Hay que recordar que el fundamento del RBI es el análisis de riesgo, para lo cual existen distintas metodologías que tienden a diferir en la profundidad y el tipo, siendo necesario considerar que los enfoques cuantitativos cuestan mucho más y podrían tener resultados más bien ilusorios en esa precisión rebuscada, y que algunas veces pueden más bien entorpecer la toma de decisiones gerenciales oportunas, siendo más efectivo desarrollar modelos prácticos híbridos, tal cual como decía Leonardo de Vinci, “La simplicidad es el máximo nivel de sofisticación”.

direccion@cambiocultural.net

 

SERTRASA: Seminario de Espacios Confinados

El 21 de Octubre tomó lugar la capacitación profesional para el personal de SERTRASA, empresa líder en reciclajes y manejo de subproductos industriales.  La formación tocó temas formativos para ese tipo de tareas, así como el abordaje de diversos escenarios y ejercicios que la audiencia desarrolló para perfeccionar los procedimientos y mecanismos de identificación y control de peligros que posee SERTRASA.

La sesión técnica cubrió diversos protocolos internacionales y los puntos mencionados por la legislación local, así como la práctica operacional de las mejores empresas en estas temáticas.

La sesión de ocho horas probó haber sido muy valiosa para el personal, quien pudo aprender aspectos prácticos para prevenir accidentes en este tipo de ambientes.

Agradecemos al Ing. César Maximiliano Gándara, quien participó durante toda la sesión, la preferencia continuada ante los servicios profesionales brindados por nuestra empresa.

Adjuntamos imágenes de esta sesión:

EPC: CAPACITACIÓN EN TRABAJOS EN ALTURA (2016-10-25)

CAPACITACIÓN A PERSONAL DE EPC  (25 de octubre 2016)

Cambio Cultural, S.A. impartió al personal de la empresa más importante de Nicaragua en los temas de Remediación de suelos EPC (Environmental Protection and Control).  Dicha formación tomó lugar en un hotel capitalino en donde se realizó no solamente la transmisión didáctica de importantes conocimientos sobre el particular, sino también diversos ejercicios y dinámicas sobre casos reales que fueron muy útiles para entender y aplicar en forma correcta los elementos aprendidos.

Esta es la tercera capacitación del grupo de empresas EPC-SERTRASA que toma lugar este año con Cambio Cultural, S.A., motivo por el cual nos sentimos orgullosos de ser sus proveedores de servicios profesionales de formación técnica.

Adjuntamos imágenes de la exitosa jornada.

dscn2092dscn2104dscn2107dscn2155

Columna Competitividad Empresarial – 2016-10-26

Innovación continua

Por: Lic. Carlos Romano Flores Molina, MEE, MSc.

Director Ejecutivo CAMBIO CULTURAL, S.A.

La empresa debe estar lista para anunciar siempre: ¿Cuál es lo nuevo? ¿Cuál es lo que viene en la tubería de innovaciones para nuestros clientes?

Me viene a la mente la anécdota que narraba Akio Morita, cofundador de Sony, cuando visionó el diseño del Walkman, el primer aparato portátil de alta fidelidad.   A finales de 1977 estaba de visita en casa de uno de sus hijos, viendo jugar a una de sus nietas, cuando ella subía a su bicicleta mientras que con una mano, ésta llevaba sujetado junto a su oído un radio de transistores, para lo cual, preocupado, este talentoso ejecutivo le hizo la advertencia convencional de un abuelo cariñoso:

-!Ten cuidado, no te vayas a caer!

La respuesta de la niña no se hizo esperar:

-!Pero es que siempre me gusta escuchar música cuando paseo en bicicleta!

Eso fue suficiente para ese genio: a mediados de 1979, fue lanzado al mercado mundial el TPS-12, el primer Walkman. El resto es historia.   

Recuerdo a mi querido padre –mi único súperhéroe verdadero– cuando me obsequió mi primer Walkman para aquella Navidad de 1983.  No puedo olvidar esa tarde y noche, no me despegué el bendito aparato bruñido de un color vino tinto metálico, con una calcomanía que decía “It’s a Sony”, con unos puntos rojos esfumados que se iban texturizando descendentemente; era un dispositivo verdaderamente increíble –por favor, no se rían– pero eso funcionaba con aquellas vetustas piezas de museo llamadas “casetes”.   

Sorpréndanse o no, en aquel tiempo, el Walkman era un producto tecnológico verdaderamente innovador, netamente revolucionario. Haber llevado la alta fidelidad desde una consola de varios kilogramos hasta miniaturizarla en un aparato portátil que cabía en una mano, fue una verdadera revolución tecnológica, un rompimiento de paradigma, la más fina expresión de una tecnología disruptiva, realizado como se decía en ese tiempo, “por esos increíbles japoneses”.

No obstante la novedad, al pasar el tiempo pude intuir que hubiese sido muy deseable que el dispositivo tuviese algunas funciones mejoradas que mejoraran la experiencia del usuario; a veces se atascaba la cinta, la batería duraba muy poco –era muy pesado, tenías que llevarlo en la mano como un ladrillo mientras trotabas, perdiendo así el equilibrio–; no podías repetir canciones desde el principio en forma precisa; la radio FM era poco confiable, con sintonización ineficaz; se ensuciaba la cabeza lectora del casete y había que limpiarla con ciencia y arte para no dañarla. Pero estos perfeccionamientos imaginados solamente eran deseos ante el portento tecnológico que suponía ser el propietario de un equipo de vanguardia como este.

Estas pretensiones calladas de los clientes son la materia prima que en cualquier empresa debemos recopilar y analizar. Interactuar con todos los usuarios hace posible que salgan a flote todas las razones superficiales y profundas, por las cuales a ellos les gusta o no nuestro producto-servicio.

Uno debe tomarse el tiempo de conocer las opiniones –de ser posible con los prospectos de clientes– para desarrollar innovaciones con un sentido de usuario, y no basados en esas perspectivas tubulares, de silo, que suelen tener los propios fabricantes u oferentes de productos, sin quemar todas las etapas que un producto-servicio deba tener antes de salir al mercado en forma exitosa y evitar situaciones tan graves como la que acontece en este momento al gigante coreano Samsung, con el épico fiasco en su producto emblema Galaxy Note 7, el cual tuvo que ser retirado definitivamente por los riesgos de explosiones y quemaduras debido a su defectuosa batería, lo cual ha sido un golpe demoledor para las utilidades y reputación de la otrora prestigiosa compañía.

direccion@cambiocultural.net

Columna Competitividad Empresarial – 2016-10-12

HORIZONTE PROFUNDO: COMPORTAMIENTOS 

Por: Lic. Carlos Romano Flores Molina – Director Ejecutivo CAMBIO CULTURAL, S.A. 

La película que se exhibe localmente sobre la tragedia acontecida en 2010 en el pozo Macondo, del cual esa plataforma extraía crudo cerca de la costa de Luisiana, contiene lecciones prácticas que no deben despreciarse, sobre todo para aquellas personas a cargo de operaciones de alto riesgo, en donde una falla operacional puede tener consecuencias desastrosas.

La crítica de cine del país —si es que hay alguna que no sea autoproclamada— la ha calificado como un verdadero bodrio, es decir, una cinta despreciable en donde supuestamente la liturgia de liviandad y espectáculo hollywoodense, la ha reducido a un vulgar thriller con un malicioso ocultamiento de las responsabilidades de las corporaciones.

2016-10-05-flyer

A mi juicio sí contiene lecciones muy aprovechables para aquellos que no trabajan cómodamente escribiendo sobre un cómodo escritorio, sino que lidian con esa dicotomía permanente de seguridad versus costos operacionales, y aunque moralmente estimo que no debería haber discusión, lo cierto es que dicha problemática se exhibe en toda su complejidad cuando los que toman decisiones les toca efectuar un detallado balance de factores.

El punto medular de ese megadesastre ocurrido es, por sí mismo, su monstruosa escala.

Para quienes vieron la película, la personificación de las conductas del llamémosle “villano corporativo” de Donald Vidrine —quien superponía los sacrosantos intereses económicos y la reducción de gastos por encima de los requerimientos y las pruebas de sellado que tenían que establecerse por regulaciones estatales— son ciertamente típicas de un ejército de ejecutivos a nivel mundial, pero también principalmente de algunos aquí, en este país de maravillas.

Este enfoque de invertir ni lo mínimo en medidas de seguridad es declaradamente una naturaleza de actuación de algunas empresas nacionales y extranjeras, cuya infravaloración del ser humano y el desprecio de las regulaciones establecidas tiene niveles sorprendentes, por la “normalización” de estas prácticas, las cuales provocan desastres, aunque en menor escala.

La película hace un merecido homenaje a las 11 personas que murieron durante el incendio de la plataforma, puesto que su deceso quedó opacado por el subsiguiente desastre ambiental, en donde se derramaron 20 millones de galones de crudo, posicionándose como el peor incidente ambiental causado por el ser humano en Estados Unidos, relegando la referencia del “Exxon Valdez”, por su volumen relativo, a una mísera micción de gato, el cual ni siquiera está dentro de la lista de los 10 peores derrames a nivel mundial, pero sí en su deplorable manejo mediático.

El peor derrame de crudo en mar ha sido el del pozo “Ixtoc 1”, en la bahía de Campeche, en México, con 140 millones de galones, pero ¿a quién le importó en el mismo México?

Otras conductas ejecutivas personificadas que se exhiben en el filme son las siguientes:

• Ya se hizo la reevaluación de riesgos, así que le reclasificamos el nivel, por tanto, ahora la operación es segura.

• Debe haber algún factor complejo para que entendamos completamente qué es lo que está fallando, pero lo investigaremos después.

• La realidad es que esos equipos nunca han dado una falla crítica, la prueba es que aquí estamos sentados cómodamente.

• Esos equipos presentan fallas precisamente con esas características, pero uno tiene que acostumbrarse a vivir con ellas.

• Ese contratista es muy caro, conozco a alguien que puede hacernos el trabajo más barato…

• Primero produzcamos, que eso es lo que nos da de comer.

• Vamos a incluir ese mantenimiento en el presupuesto para el próximo año.

• Aquí todo trámite de fondos tiene que hacerse siguiendo su proceso correspondiente.

• Tenemos la mayor experiencia.

• No hay que criticarnos, aquí todos somos “bróderes”.

• No estamos obligados ni a explicar ni a rendir cuentas a nadie.

direccion@cambiocultural.net

Libro seguridad operacional-01.jpg

Columna Competitividad Empresarial 2016-10-05

VISIÓN PREVENTIVA

“La verdad —me decía el gerente de esa empresa— que aunque ganamos el choque, me quedó una sensación de gran pérdida, puesto que nuestro conductor fácilmente hubiera podido evitarlo, fue totalmente prevenible”.Esta es con frecuencia la situación que enfrentan las empresas cuyos conductores no entrenados carecen de una mentalidad preventiva, sino que ven la conducción profesional bajo comportamientos absolutamente reactivos: “no fue mi culpa”, “el otro no se fijó”, entre otras afirmaciones reactivas, y no aquellas en donde la actuación propia sea la defensa de primera y última instancia ante las acciones imprudentes de los demás.

La mayoría de los accidentes viales son totalmente prevenibles, no en la simpleza de pensamiento de aquellos que afirman irreflexivamente “todo accidente es evitable” sin preguntarse para quién y si en toda circunstancia lo será, sino que hay que entender que el conductor de excelencia es aquel que elimina la tendencia a echar la culpa de las situaciones al otro —o a los otros— conductores.

2016-10-05 flyer.jpg

Uno de los mejores pilotos comerciales que he conocido en la industria del transporte de hidrocarburos en Centroamérica me brindaba sus reflexiones para una conducción profesional del más alto nivel, con un récord perfecto:“La conducción defensiva es un asunto de expectativas. Si uno se levanta creyendo que los otros conductores no van a cometer errores, violaciones de las normas viales, actos imprudentes, falta de atención a las condiciones de la vía y desprecio hacia los otros conductores, entonces allí se tiene un problema de filosofía, puesto que la vida es compleja y esto implica estar convencido que esos actos se cometerán y que la función de uno como conductor profesional es estar atento y tener una respuesta que solamente dependa de uno, no hacer atribuciones de culpa, puesto que eso evidenciaría una ingenuidad ante la realidad.

El conductor defensivo sabe que habrán situaciones peligrosas por parte de los demás, pero que su función es preverlas y esquivarlas controlándose a sí mismo, sin perder la paciencia, ni el entusiasmo”.Uno de los factores más importantes en la causalidad de accidentes viales en las empresas es la ausencia de una filosofía de conducción que esté establecida en las políticas, normas y procedimientos claros sobre esta labor profesional, entendido esto como el proceso activo de formación continua en quienes están detrás del volante sobre su responsabilidad más allá de lo obvio y trillado, no de pensar solamente en términos de infracciones o culpabilidad —como si fuesen ellos policías y no pilotos profesionales— o de fijarse solamente en el comportamiento errático de los otros conductores, puesto que de esa forma simplista se reiterará esa visión superficial que impide formar una verdadera mentalidad preventiva, sabiendo que el hecho de llevar un vehículo por una vía cualquiera es de los trabajos más peligrosos que existen, implicando una responsabilidad que en el caso de nuestro país es más moral que legal, puesto que las penas derivadas de conductas viales imprudentes que terminan en muertes o lesiones, son pálidas ante la realidad de otros países que sí han desarrollado un sistema de consecuencias personales equiparables al daño potencial que puedan causar.Podemos preguntarnos fácilmente, ¿cuántos potenciales asesinos al volante andan sueltos y felices solamente esperando a su próxima víctima sin temer por las consecuencias de su actuación? ¿Cuántos timoneros —no conductores— han segado vidas y dejado personas en la indefensión económica y siguen tranquilos impunemente.

Esto ocurre porque nuestro sistema de consecuencias ante la responsabilidad directa de un accidente vial es simplemente risible, ineficaz, dimensionado en pesos y centavos, retando a aquella ingenua afirmación de que la vida humana es invaluable.

direccion@cambiocultural.net