COLUMNA COMPETITIVIDAD EMPRESARIAL 2016-06-01

HISTORIAS INVEROSÍMILES SOBRE ACCIDENTES

Por: Carlos Romano Flores Molina

Director Ejecutivo CAMBIO CULTURAL, S.A.

De no ser por las imparables tragedias viales ocurridas en que mueren tantas personas, las crónicas presentadas por los medios son, en algunos casos, inverosímiles, por no decir, increíbles en toda su extensión, sobre todo por las trilladas versiones exculpatorias de los conductores envueltos en esos accidentes.

El 29 de mayo ocurrió una tragedia vial en el kilómetro 115 de la carretera Chinandega-León, en donde un supuesto paseo familiar finalizó con la muerte de una mujer, hecho lamentable que si se analiza mínimamente a la letra de lo publicado, en la camioneta viajaban “apenas” 14 personas, incluyendo un menor de 3 años.

Según se afirmó, delante del automotor iba una moto sin luces, y para esquivarla, el chofer presuntamente realizó una maniobra que provocó salirse de la carretera y volcarse.

Por supuesto, el hipotético motociclista no apareció por ningún lado, ya que a lo mejor también iba en una moto negra, vestido de negro –como Batman– y también usaba casco del mismo color, perdiéndose en la también oscura penumbra de la madrugada. Caso cómodamente cerrado.

El problema es que cuando usted transporta 14 personas en una camioneta liviana, usted está —a tenor del artículo 159 del Código Penal— exponiéndolas al peligro más explícito y evidente, pero en este hecho consumado, el más aplicable después de la necesaria investigación y conclusiones judiciales, potencialmente es el 141, que es homicidio imprudente, el cual señala una pena de uno a cuatro años de prisión.

Lejos de anticipar los resultados de una imperativa investigación, la intención es poner en evidencia el desprecio de las normas elementales de cuidado al violar flagrantemente también el artículo 26 de la Ley 431 y sus reformas, en donde se señala en su numeral 15, la multa específica por llevar exceso de pasajeros o carga, o lo que en realidad fue peor; que el conductor transportaba seres humanos como si fueran ruines fardos.

Al día siguiente, 31 de mayo, aparecen también publicadas otras dos situaciones cotidianas, ahora en Matagalpa, en donde otro conductor de camioneta viajaba de Muy Muy a Rancho Grande con “escasos” 20 beisbolistas —pasajeros, se volcaron y hubo tres peloteros lesionados—; pero ¡oh país de maravillas! ¿Adivine usted qué dijo su conductor?Absolutamente lo mismo, que una motociclista —seguro que con las mismas bati-características— fue quien provocó el “accidente” (¿factores incontrolables?), de quien proverbialmente no se sabe el nombre, ni se le vio placa, e igualmente, se perdió de forma maravillosa.

El tercer percance con poquísimas horas de diferencia, ocurre cuando otra camioneta con cuatro personas a bordo, se vuelca en el trayecto del sector de Wabule, municipio de San Ramón, y otra mujer pierde la vida, asegurándose preliminarmente —por una potestad técnica incuestionable pero inverosímil también por su sospechosa celeridad conclusiva— que la tragedia se debió a “fallas mecánicas”, siendo el vehículo siniestrado de una reputada marca japonesa, célebre por su excelente confiabilidad mecánica y operativa.

También el mantenimiento inadecuado es una evidente falla humana, con responsabilidad plena para el conductor o propietario del automotor, la cual no lo exime de responsabilidad, siendo también necesario determinar si la ahora occisa llevaba puesto el cinturón de seguridad, ya que típicamente cuando hay un vuelco, quien no usa el cinturón muere por lesiones en el cuello y/o cabeza.

Lógicamente, estas líneas son una vana reflexión, puesto que en nuestro sorprendente país de maravillas la vida es como una ronda de un juego de video; no tiene el menor valor, ni nadie quiere perder el tiempo en una investigación seria, ni hacer conclusiones inconvenientes que disgusten a jefes, familiares o amistades.

Sigamos mejor así.

http://www.noalosaccidentes.wordpress.com

Columna Competitividad Empresarial es publicada todos los miércoles en la sección Activos del diario La Prensa de Nicaragua.  Puede acceder a ella a través del siguiente vínculo:

CLIQUE AQUÍ PARA ACCEDER A LA COLUMNA EN DIARIO LA PRENSA

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s