2016-04-06 Columna Competitividad Empresarial

Análisis de Riesgos

Por: Carlos R. Flores 

Director Ejecutivo Cambio Cultural, S.A.

Algunas gerencias se preguntan, ¿para qué debería hacer un análisis de riesgos en mi empresa?, ¿vale la pena?, ¿cuánto me costará? Otros piensan que los riesgos operacionales de seguridad ya están bien controlados y que no necesitan ningún otro planteamiento.  Generalmente, son también éstos los que al final, buscan culpables más que excusas para justificar su falta de iniciativa, visión y sentido preventivo.

El análisis de riesgos de seguridad es el proceso de identificar, medir, caracterizar todos los peligros operacionales que puedan causar una situación catastrófica en su empresa, ya sea con la ocurrencia de una muerte –potenciales múltiples fatalidades propias y de terceros– hasta el impacto en el medio ambiente de comunidades adyacentes, en sus propios activos, operaciones, reputación, entre otros.

Este proceso no debe confundirse con la evaluación de riesgos higiénico-industriales, la cual concluye con el mapeo de riesgos, puesto que no se trata de elaborar un diagrama para postearlo, sino que su implicación es mucho más profunda y extensiva; la de figurar escenarios –con un equipo de varias personas competentes y experimentadas utilizando normas internacionales– sobre las diversas situaciones operacionales que pudieran resultar en un incidente trascendental, sobre todo, en las empresas de alta confiabilidad operativa, es decir, aquellas que en su proceso productivo utilizan, procesan, almacenan, distribuyen productos inflamables, energía o químicos diversos.

flyer

La metodología es también de aplicación general en cualquier industria, puesto que ninguna está exenta de un incidente catastrófico que implique la pérdida total de su capacidad productiva.

No se trata que este ejercicio sea un ritual más de generación de papel, sino que deban identificarse las acciones y medidas pertinentes para reducir la exposición y las consecuencias derivadas de un determinado escenario operacional, pensando en la aplicación de la jerarquía de control de peligros, la cual es un recurso ingenieril para reducir efectivamente su impacto negativo.

Algunas organizaciones realizan internamente estos procesos, con diferentes grados de sistematización y con metodologías diversas, no obstante, la experiencia indica que al ser efectuado por el propio personal, existen sesgos e inclinaciones –lógicas conductas humanas– que casi siempre terminan subestimando un riesgo específico, frecuentemente con consecuencias lamentables, desvirtuándolo previamente como situaciones menores o inexistentes.

Esto acontece porque naturalmente, existe siempre un temor a dar supuestamente “malas noticias”, o que alguien pueda ser tildado de problemático por reportar riesgos estructurales, debido a que está exponiendo una debilidad que deberá ser solventada invirtiendo fondos en cambiar procesos y adoptar salvaguardas efectivas, lo cual puede interpretarse erróneamente por algunas gerencias como que las están señalando, o bien, que su desempeño es superficial, dedicados solamente a la producción o ventas.

flyer2

Entonces, para no molestar a nadie –mucho menos a quien uno le reporta funcionalmente– se prefiere entonces autocensurarse y reducirle el perfil al riesgo, u obviar la situación con el consabido “vamos bien, felicitaciones”.

Nada más cerca de una tragedia, puesto que precisamente, este tipo de conductas personales y organizacionales es lo que hace que los incidentes catastróficos ocurran irreversiblemente.

Es por eso que este proceso fundamental debe ser una responsabilidad de la máxima dirección de la empresa, ya que es la única instancia con la capacidad de presupuestar las acciones correctivas, pero más que todo, por ser una responsabilidad legal, la cual cuando se lee, no se le presta mayor interés, pero es preciso replantearla una vez que el incidente grave tomó lugar, y peor aún, con consecuencias irreversibles.

El proceso de análisis de riesgos es también una garantía para su inversión, ya que usted, como gerente o propietario, su responsabilidad fundamental es incrementar el valor de sus accionistas o el de su propio patrimonio.

direccion@cambiocultural.net

Tel (505) 2278-6216   2270-1617   888-21183

Nuestro libro en Amazon.com

Pulsar este vínculo para acceder al libro en Amazon.com

2016-04-05 LIBRO CARFLOM

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s