2015-03-13 COLUMNA CAMBIO CULTURAL – EL NUEVO DIARIO, SECCIÓN OPINIÓN

ACOSO SEXUAL CALLEJERO, UN EJEMPLO REFERENCIAL

La draconiana normativa penal aprobada recientemente en Perú, señala severos castigos a aquellas personas que en los espacios públicos tienen como hábito dirigir palabras de connotación sexual –principalmente a mujeres, adolescentes y niños– y que ahora se arriesgan a ser procesadas y condenadas a privación de libertad entre 3 y hasta 12 años, cuando estas conductas pasan a ser acciones físicas, como tocamientos indebidos.

Justifican los legisladores peruanos que las expresiones de naturaleza sexual efectuadas en los espacios públicos, son inherentemente no deseadas, por lo cual, califican de indignantes y atentatorias para la integridad personal.

Algunos sectores predicen que la normativa será de difícil aplicación, pero no deja de plantear un disuasivo al terrible fenómeno cotidiano que enfrentan, principalmente mujeres –incluyendo niñas y adolescentes– en que como en un salvaje ritual primitivo, son el blanco de “piropos” que no son más que groseras agresiones, intranquilizando, acosar y hasta obstaculizar el libre tránsito de las féminas, quienes a vista y paciencia de los transeúntes, y hasta de las autoridades, se ven hostigadas por verdaderas jaurías de gamberros –especialmente en las obras en construcción, autobuses, mercados, entre otros sitios y circunstancias públicas– en donde la palabra obscena, el tocamiento disimulado o abierto, es la norma aceptada de conducta.

Quiero dejar en claro que con estas líneas no pretendo congraciarme con ningún tipo de movimiento, con determinada agrupación, ni mucho menos que se me etiquete de feminista; solamente expreso una triste realidad que, en nuestra singular colección de “normalidades cotidianas” –que son realmente abominaciones muy anormales– se aceptan como reflejos culturales, siendo comportamientos atroces, que opino, merecen una sanción severa.

Nuestro Código Penal señala en su arto. 174, con una muy cómoda visión tubular, la definición sancionable de Acoso Sexual: “Quien de forma reiterada o valiéndose de su posición de poder, autoridad o superioridad demande, solicite para sí o para un tercero, cualquier acto sexual a cambio de promesas, explícitas o implícitas, de un trato preferencial, o de amenazas relativas a la actual o futura situación de la víctima, será penado con prisión de uno a tres años. Cuando la víctima, sea persona menor de dieciocho años de edad, la pena será de tres a cinco años de prisión”.

Dicho artículo parece aplicable, solamente en ocasión de una relación laboral, por lo menos, dejando por fuera las situaciones en donde el acosador es casual, eventual, fortuito o desconocido.

Es probable que un proyecto de ley semejante al peruano –como reforma a nuestro Código Penal– deba ser estudiado y valorado para reducir esa agresión constante y tolerada que en forma impune y feroz sufren nuestras mujeres.

El texto entero de la ley está disponible en nuestro blog: http://www.noalosaccidentes.wordpress.com

CARLOS ROMANO FLORES MOLINA

2015-03-10 COLUMNA SEGURIDAD EMPRESARIAL – CONDUCCIÓN EFICIENTE DE FLOTAS

Hola a todas las personas que siguen nuestro blog de Cambio Cultural, S.A. Adjunto encontrarán  mi columna Seguridad Empresarial de esta semana. Ojalá les sea útil. Aborda aspectos relacionados con la conducción eficiente de flotas vehiculares.  Adjunto también versión word para divulgación dentro de su empresa.

Saludos cordiales,

Carlos R. Flores


CONDUCCIÓN EFICIENTE DE FLOTAS

Las empresas con flotas de transporte, tanto livianas, intermedias y pesadas, deben conocer perfectamente cuáles son sus costos operativos, especialmente, aquellos relacionados con el consumo de combustible, el cual, como se sabe, es uno de los rubros críticos que pueden sacar de competencia a una organización, por lo que es fundamental entender y aprovechar los ahorros en este sentido.

Según los benchmarks internacionales, –pautas con las cuales, en términos generales deberían estar comparadas las empresas locales– el costo del combustible es aproximadamente un 30% de las erogaciones totales de operación de una flota de transporte.

Es importante conocer que los potenciales ahorros sustantivos rondan el 5% de estos costos de combustible.  Es decir, si lo que usted paga de combustible por un camión en forma individual, alcanza los 25 mil córdobas mensuales, es importante saber que por medio de la conducción eficiente –definida como la eliminación de prácticas inadecuadas y hábitos cuestionables de conducción, mantenimiento y prácticas administrativas, entre otros factores– se puede ahorrar hasta un 5% de ese monto; unos 7 mil quinientos córdobas; mensuales, cifra nada despreciable cuando se multiplica por el número de equipos operativos en su organización.

Hay un viejo adagio organizacional: “Lo que usted no mide o no sabe, no puede administrarlo”, por lo que se debe profundizar en estos factores críticos para identificar mejoras en eficiencias operacionales.

Se incluyen, desde los hábitos inadecuados de administración de marchas que los conductores aplican comúnmente –formados estos mayoritariamente en forma empírica–; la inadecuación aerodinámica de los camiones, frecuentemente con carpas haciendo resistencia y sin deflectores de aire, incrementando la fricción al aire; paradas innecesarias o tiempos inactivos con el motor en mínimo; llantas infladas a una presión empírica y no técnica; disposición desordenada de cargas en compartimientos sin tomar en cuenta el centro de gravedad del vehículo; rutas inadecuadas con nula planificación; entre otros factores, derrochan combustible masivamente.

Es significativo saber que en las guías técnicas de conducción eficiente, un camión que circule con una llanta con 10 libras debajo de su presión correcta, su eficiencia de combustible resultará impactada en un 1%.

La activación innecesaria del aire acondicionado puede incrementar el consumo de carburante hasta en un 6%, por lo cual es un dispositivo que deberá ser administrado en forma prudente.

La revisión profesional periódica de los parámetros de los inyectores del motor y filtros puede ser una mina de oro, en donde podrá encontrar eficiencias de consumo de carburante, redundando en utilidades más altas.

Los chequeos pre-salida de los vehículos de flota deberán ser un ritual que, sin excepción, deba ser realizado vía inspecciones formales, preferiblemente documentadas por alguien diferente del conductor, puesto que resultará instrumental en la identificación temprana de factores anómalos de consumo.

La capacitación técnica al personal conductor es otro de los factores críticos que deben ser administrados en detalle, debido a las prácticas inadecuadas de conducción, que incluso van más allá de los gastos de combustible, incluyendo el acortamiento de la vida útil de los equipos; entre estos: Acelerones bruscos, arranques en frío, uso excesivo del freno, mantener el pie en el pedal del embrague, “manejo de oídas”, sin verificar la zona verde del tacómetro en donde están indicadas las RPM recomendadas para engranar las marchas en forma económica, aprovechando el torque y la fuerza del motor.

La conducción eficiente es un campo en donde algunas empresas competitivas apenas están incursionando, siendo un verdadero círculo virtuoso en donde se logra aumentar en forma notoria las utilidades operativas de una flota vehicular, independientemente de su giro comercial. Contáctenos hoy, podemos ayudarle a hacer más utilidades orgánicas.

noalosaccidentes@gmail.com

CARLOS R. FLORES

DIRECTOR EJECUTIVO

CAMBIO CULTURAL, S.A.

MANAGUA, NICARAGUA

Director Ejecutivo2015-03-10 Conducción eficiente de flotas

2015-03-06 COLUMNA CAMBIO CULTURAL: “¿ES ANACRÓNICA LA RSE?” – EL NUEVO DIARIO, SECCIÓN OPINIÓN

http://www.elnuevodiario.com.ni/opinion/354615-es-anacronica-rse/

¿ES ANACRÓNICA LA RSE?

La Responsabilidad Social Corporativa, conocida también como Responsabilidad Social Empresarial (RSE) –según afirma Muhammad Yunus, Premio Nobel de la Paz 2007– está radicalmente desactualizada y debe reemplazarse.

Este fundador de los microcréditos para los pobres con su enfoque de “Capitalismo Social” le elabora una demoledora crítica desde el formidable libro de Andres Oppenheimer “¡Crear o Morir!”.

Yunus señala categóricamente que ese concepto vaporoso de RSE, a como está manejado tradicionalmente, constituye una falla del GPS del sistema de libre empresa al “desentenderse de su función social”.

Él opone a la gastada concepción folclórica de este término el enfoque de empresas sociales autosuficientes, en donde se corte el círculo vicioso de las donaciones o de la llamada industria filantrópica, las cuales están limitadas a obsequiar graciosamente recursos, en vez de concentrarse en el desarrollo activo de empresas con rentabilidad económica para resolver los mismos problemas sociales.

Este cambio de visión en la RSE no es revolucionario, pero en sí mismo es muy valiente, ya que en reiteradas ocasiones la sacrosanta noción, que aquí en Nicaragua tienen sus fundamentalistas, ha sido cuestionada sobre el punto hasta el cual es material comercial “P.O.P”  (promociones en el punto de compra) –con notorios ejemplos a la vista– como construcciones de una simple imagen o de efigies corporativas, en donde se perpetúa un círculo vicioso consistente en: Diseño de Imagen=Donación+Divulgación.

Reta así a las industrias: “En vez de donar ese dinero, ¿por qué no lo inviertes en una empresa social?”, ya que desde el punto de vista de la transmisión de prácticas para la solución de necesidades comunitarias, las compañías exitosas tienen una verdadera responsabilidad en replicar un enfoque de creación de otros negocios rentables –y que en verdad provoquen mejora económica– que es lo que las sociedades mejor saben hacer.

Concuerdo con él que se debe convertir ese flujo de dinero caritativo en algo duradero, que no sea extinguible como toda erogación basada en una“filantropía light”. Su planteamiento no es menor, porque deja al descubierto la inquietud que si de cada empresa que se autoelogia o promociona excesivamente su aparentemente generosa actitud; ¿Corresponderá acaso a un verdadero interés de solucionar sosteniblemente problemas sociales con un enfoque de creación de riqueza? o bien, ¿es solo una simple transacción económica, en la cual el intangible adquirido es una imagen prediseñada de laboratorio, vacua algunas veces; dudosa, frecuentemente?

No es cuánto dinero se ha donado como empresa, sino que como un verdadero indicador crítico de desempeño, cuántas soluciones sostenibles como negocios autónomos y rentables ha establecido o contribuido decisivamente, para reemplazar esa viciosa generosidad que perpetúa la dependencia y el clientelismo privado, sin desarrollar riqueza, con resultados etéreos, espejismos de campañas propagandísticas.

porelcambiocultural@gmail.com

2015-03-04 COLUMNA SEGURIDAD EMPRESARIAL – SECCIÓN ACTIVOS DIARIO LA PRENSA- POR CARLOS R. FLORES

RECOMENDACIONES PARA MEJORAR

Uno de los aspectos de falla más frecuente es la falta de seguimiento sobre el estatus de las recomendaciones para la mejora. Lo convencional y vicioso es que se revisen si están completadas hasta el momento en que llega la reunión de seguimiento. Opino que este proceso debe ser lo más riguroso posible. Se deben enviar recordatorios anticipados sobre la fecha de cumplimiento para quienes aparecen como responsables y actores claves, al igual que una copia de la comunicación a sus respectivos supervisores.

Recuerdo en la petrolera que esto era siempre una fuente indudable de conflictos, cuando las personas encargadas llegaban a las reuniones, ya ni bien había empezado la sesión, estaban dando excusas sobre el porqué no se habían completado en la fecha establecida o en el modo original, las recomendaciones de seguridad surgidas de las investigaciones y análisis de incidentes. El dominio de esta técnica evasiva era todo un arte mayor.

Frecuentemente algunas gerencias jugaban el papel de “opositores internos”, es decir, que fingían no entender que las responsabilidades por el cumplimiento de las recomendaciones para la mejora recaían en ellos mismos y no en sus subalternos, pero según estos ejecutivos argumentaban, ese personal tenía siempre la supuesta extraña tendencia a desobedecer, tergiversar, manipular y olvidar el cumplimiento de dichas acciones correctivas, de perenne con alguna de las siguientes expresiones de excusa: “Estos no hacen caso”, “Ya les he dicho”, “No sé por qué es tan difícil que entiendan”, “Yo siempre les digo”, “La otra vez les recordé”, entre otras frases que más bien parecía que el funcionario estaba comentando algo ocurrido en otra empresa o de un lugar en donde se estuviese apenas de huésped, como en un crucero de Disney o en un hotel de montaña y no por sí mismo como responsable, por estar al cargo directo de las personas que ellos debían evaluar en función de resultados y no de excusas triviales.

Otra sugerencia para el equipo es desarrollar una hoja máster de recomendaciones con bloqueos de celda, para que no puedan ser cambiadas por nadie más que la gerencia general, en caso que aplicaran las consideraciones antes explicadas.

En el caso de una investigación en la cual una tubería fallida provocó un derrame, se determinó que la causa principal del incidente fue la ausencia de supervisión y controles del trabajo efectuado por los contratistas, causado esto a su vez por una falta de cumplimiento de los deberes del ingeniero de proyectos y mantenimiento; causado esto a su vez, porque este, siendo supervisor del trabajo de contratistas —por comodidad y exceso de confianza— omitió efectuar las necesarias verificaciones in-situ de calidad y de estándares aplicados; causado esto a su vez, por una falta de revisión o auditoría de las rutinas de trabajo de este ingeniero por parte de sus propios superiores funcionales.

Podrían haber incluso más causas raíces, pero para lo útil, considero que hasta este nivel de hallazgos es suficiente, habiendo alcanzado una causa raíz útil. Es importante acotar que no hay un incidente que tenga solamente una causa única; todo percance es multi-causal.

La supervisión de los trabajos realizados por los contratistas debía ser conducida en mayor detalle y fiscalización, para no dejar obra que no tuviese una verificación en el campo conducida por un ingeniero de la propia petrolera, asegurando la calidad de los materiales, la secuencia de la instalación, los planos críticos, la calidad de la mano de obra, la aplicación de estándares correspondientes y el acabado final. En el tema de recomendaciones para la mejora se debe seguir siempre una estricta disciplina.

(*)Consultor en Seguridad Industrial.
http://www.noalosaccidentes.wordpress.com